Adán y Eva y los regalos de Dios

Adan y Eva

Y Dios dijo a Adán y Eva:

«Ahora que os he creado, tengo dos regalos para daros… el primero es el peculiar arte de hacer pipí de pie…»

Y antes de acabar, Adán saltando de alegría, gritó…

«¡¡YO!! ¡¡yo!! ¡¡yo!!. Por fa, por fa por faaaa. Con eso mi vida sería feliz y plena, andaaaa, por favorrr»

Mirando a Eva, Dios pidió su consentimiento, a lo que ésta accedió con un leve movimiento de cabeza. Dios se giró hacia Adán y moviendo su mano en torno a él le dio ese preciado Don. Adán, exultante, corrió hacia un árbol y comenzó a regarlo. Y viéndose poderoso, corrió y corrió hasta la arena de la playa donde se puso a hacer dibujitos en la arena mientras presumía de lo que era capaz de hacer…

Entonces Eva se volvió a Dios y le preguntó:

«Bien, ¿y cuál es mi regalo?»

Y Dios le contestó:

«Cerebro, hija mía, cerebro»



Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top