Las monjas y el agua bendita

monja

Un grupo de monjitas va pasando por delante de San Pedro para entrar al cielo. Entonces, San Pedro le pregunta a la primera:

– «Hermana Verónica, ¿ha tocado usted un miembro masculino alguna vez?»
– «Sí» -le contesta Sor Verónica- «pero sólo con un dedito».
– «Pues hermana, lávese el dedo aquí en el agua bendita y luego entra».

A la segunda monja le hace la misma pregunta y ella le responde:

– «Sí, pero sólo con la mano».
– «Entonces, Hermana Camila, lávese la mano en el agua bendita y entre».

De pronto, llega corriendo y empujando la hermana Betsabé y se coloca al frente de la fila. San Pedro le pregunta:

– «¿Por qué tantas prisas, hija mía?»
– Y le contesta sor Betsabé… «Porque si tengo que hacer gárgaras con el agua bendita, quiero hacerlo antes de que la hermana Sonia meta el trasero en ella».




2 comentarios

  1. poncho dice:

    a como a destar la ermana sonia (.) (.)
    .
    (¡) bien mamasota xD

  2. Mañoso dice:

    Muy buén chiste y vaya que me rie.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top