La comida que imaginan tus hijos

La comida que imaginan tus hijos

Para los que somos padres el momento de la comida con los hijos puede convertirse en uno de los peores instantes del día. Es raro el pequeño que no es trabajoso para comer y que no te desecha una comida porque el color es demasiado brillante, porque el ketchup no es de la marca que le gusta o porque las patatas no están cortadas con el grueso adecuado.

¡Qué pena tenerse que regir por los controles alimenticios y que las grasas no engordaran o que el colesterol no hiciera daño! ¡qué fácil sería así y qué felices seríamos todos, niños por un lado y padres por otro!

No hace mucho encontré unas imágenes por Internet de platos de comida pintados por niños en el que ponían qué es lo que les gustaría comer, aunque fuera la idea más absurda del mundo. Encontré que si pizza con cholate, que si macarrones con plátano, o que si helados que llevaran desde hamburguesas hasta salchichas. Al final, averigué que se trataba de un juego que ha propuesto “Isabel”, la de los atunes, claro, para hacer que los niños también le den un poco a la cabeza y piensen en platos de comida que podría gustarles… y pensando pensando, y para reirme un rato, pues le planteé el reto a mi hijo para divertirnos un rato…

Curioso“, terminé pensando. Un niño que es todo imaginación, que le gusta estar siempre creando cosas e inventando juegos, y el resultado del plato que desearía con todo su corazón fue éste que véis en el dibujo…

Huevo con papas y bacon

Sí, no le déis muchas vueltas. Ni imaginación ni leches. Ya se lo dije… “chaaaacho, rómpete un poco la cabeza”, pero no, no hubo manera de que dijera mezclas extrañas: para él, su plato preferido, el que lo vuelve loco, son los huevos fritos con patatas fritas (ups, perdón… con “papas fritas”, que es canario y cuando no lo digo así me da un cogotazo) y bacon. Vamos… “sanísimo”. Supongo que habrá sido porque procuramos evitarle que coma demasiada grasa ni pesado y porque se me ha ocurrido hacer el juego después de comer… una sopa con fideos que “tanto le gusta”… en fin…

Sea como sea, lo reconozco. No hay plato más rico que unos buenos huevos fritos con papas. En mi tierra natal, Andalucía, lo acompañamos con un buen bloque de lomo “del tamaño de la cabeza de un niño” como dicen allí. Vamos, un plato para arañarse la cara, pero por dentro, para que escueza más…

No os lancéis que platos así solo se deben comer de vez en cuando. Es lo que le intentamos enseñar su madre y yo, aunque sea a regañadientes. Hay que intentar probarlo todo, y apreciar diferentes sabores, y, sobre todo, saberlos combinar de modo que tengamos la dosis necesaria cada día de nutrientes.

El atún siempre es un alimento que los niños sí que suelen apreciar. Al menos, es de los que mis hijos no suelen despreciar, y aunque ellos lo prefieran en un buen sandwich, hay otras muchas formas de cocinarlo. La marca Isabel cuenta con una serie de platos elaborados que se pueden comprar solo para tener que calentar. Estos platos preparados de Isabel, que se cocinan en un minuto en el microondas, van desde recetas más complejas como el marmitako o los filetes de atún encebollado, hasta los que han sido precisamente pensados, dentro de la gama infantil, para los más pequeños: las albóndigas de atún y el burguer, también de atún, por supuesto.

Estos dos últimos y nuevos productos cuentan con la tecnología Naturfresh con la que se garantiza que han sido elaborados de forma natural y sin conservantes, manteniendo el sabor de sus ingredientes.

Desde luego, se agradece el esfuerzo. Cada niño es un mundo, pero por probar que no quede. Al menos, ya cuentan con los ingredientes que les gustan, y con ese nombre… hasta yo me lo comería.

Print This Post

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top