Reflexiones sobre lo paranormal

Dejando de lado las creencias de cada uno, hay que reconocer que muchas de las tradiciones ocultistas (o lo que nos venden como tales) tienen cachondeo.

Las comúnmente conocidas como “ciencias ocultas”, poco tienen de ocultas. Debido a su enorme difusión y al decreciente nivel cultural de los medios de comunicación, casi podríamos decir que las ciencias ocultas son la astronomía, las matemáticas, la biología y un largo etcétera. ¿Quizá deberían vestir túnica de lentejuelas los científicos para ser tomados en serio? Si le ponemos una corbata a Walter Mercado ¿perderá credibilidad?

Y es que hay una serie de preguntas que surgen (o al menos deberían) cuando nos damos de bruces con algunas situaciones. Pongamos algunos ejemplos:

– Si llamamos a la puerta de un vidente y nos pregunta “¿quién es?” ¿Debemos desconfiar de su talento?
– Si sólo un vidente puede leerte las líneas de la mano (normalmente a cambio de la voluntad), ¿se lleva comisión la entidad superior o energía que las escribió?
– ¿Puede un ciego “echar mal de ojo”?
– Si hay una entidad superior que todo lo ve… ¿se le puede considerar un Voyeur?

Y en cuanto a la reencarnación, hay quien afirma tajantemente que es real. Renato Bucle, el presidente de la Asociación de Reencarnados Anónimos de España, una organización que pretende unir y ayudar a quienes quieran compartir sus experiencias en vidas pasadas, así como ofrecer pruebas fehacientes de reencarnaciones en curso. Casos como el del Vikingo que en esta vida aprendió el uso de los móviles o el del adicto al Pac-Man que se reencarnó en un gato (por aquello de tener 7 vidas más).

También ofrece información sobre sintomatología, investigación e incluso casos curiosos. Y es que, como reza el lema de la organización “Nunca se sabe lo que puede tocarte en tu próxima reencarnación. Así que por lo que pueda pasar, aprovecha todo lo que puedas”.




Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Top