Nuestra historia con la Publicidad

Si prestáramos atención a cuántas de las frases que utilizamos, las canciones que entonamos y las expresiones que empleamos a diario surgieron de anuncios publicitarios, seguramente nos sorprenderíamos. Aunque no lo notemos de manera consciente, la publicidad y sus mensajes están siempre con nosotros, dejando en nuestras vidas las melodías y los enunciados que nos acompañarán luego durante años.

Desde que somos niños, nuestra muñeca favorita o el juguete más deseado nos fue presentado por medio de la publicidad. Cuando grandes, desde la gaseosa hasta el detergente entran a nuestras casas avalados por mensajes publicitarios que han cumplido su cometido.

Busque, compare y si encuentra un libro mejor, ¡cómprelo!, es un libro que apela a la memoria. Una obra que nos permitirá regresar en el tiempo para disfrutar nuevamente de aquellos anuncios que dejaron sus huellas en nuestro recuerdo. Y a cada página, nos sorprenderá ver lo mucho que ha quedado en nosotros de esas imágenes.

La obra está dividida por décadas y brinda, además de ilustraciones, fotografías y dibujos a todo color, una interesante perspectiva de la situación socioeconómica que atravesaba por entonces España. El recorrido nos lleva de la mano por caminos acaso olvidados, pero presentes en cada uno de nosotros y sin dudas accesibles.

Algunos clásicos como la publicidad de Nocilla (“leche, cacao, avellanas y azúcar ¡Nocilla!”, la de las muñecas de famosa (“…se dirigen al portal”) y la de los productos enlatados marca Isabel (“Qué bien, qué bien, hoy comemos con Isabel”) y otros tantos emblemas de la publicidad española forman parte del libro.

De modo que, tanto grandes como chicos, podrán disfrutar de esta obra juntos, recordando la historia de anuncios tan conocidos y descubriendo el pasado de los que aún hoy permanecen incólumes al paso del tiempo.

Print This Post

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top